Mensaje del presidente

DISCURSO DE BIENVENIDA DEL PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD PERUANA DE HEMATOLOGIA

Dr. José Carlos Huaylinos Rodríguez – Presidente de la Sociedad Peruana de Hematología

Mi agradeciendo a hematólogos que han depositado su confianza, expresado con su voto, para asumir la presidencia de nuestra sociedad, que ya es una de las más importantes del país.

Asumo tan importante cargo, y me compromete una gran responsabilidad: la de preservar lo logrado a través de muchos años, pero principalmente estos últimos 6 años con mucho esfuerzo por las juntas Directivas anteriores.

Estoy convencido que hay muchas cosas por mejorar a lo logrado. Ese va a ser un gran reto. El país, y el mundo, no está atravesando por un buen momento por lo que tendremos que esforzarnos más para conseguir nuestros objetivos.
Existe un plan de trabajo que cumplir. Como presidente al lado de la directiva tenemos ese compromiso. Esto significa innovar, buscar cambios, buscar nuevas formas de alcanzar las metas que nos hemos fijado. Y, para ello creo contar, con un grupo selecto de profesionales que me deben ayudar cercanamente en la conducción de nuestra sociedad durante los siguientes dos años.

Asimismo, convoco a todos los que de alguna forma no se consideraban representados, convoco a la unidad por que los respeto y sé que también debo contar con el apoyo de todos ustedes. Convoco a una presencia y activa participación de ustedes en nuestras actividades de Educación Médica de las Jornadas Científicas de nuestra Sociedad, y la educación médica Continua a través de los capítulos será muy importante.

Ocupar tan distinguido cargo, la presidencia de la SPH, un gran honor para mí. Sé también que muchos colegas, sobre todo algunos de nuestros distinguidos profesores no accederán a este cargo a pesar de tener méritos. Diremos que las circunstancias hicieron que ello ocurra así. Debo rendir un sincero homenaje, en especial a mis profesores, y a todos aquellos que de una u otra manera me han ayudado a alcanzar este sitial. Promocionare a nuevos miembros en reemplazo de otros para conformar para los diferentes Capítulos de nuestra Sociedad. Los cambios no deben ser vistos como un reemplazo obligado de personas que no cumplieron sus asignaciones sino todo lo contrario. Los cambios deben ser vistos como un proceso por el cual infundimos nueva vida a la institución.

He llegado aquí luego de muchos años de continua actividad societaria, y así como prometí ante Dios y la Patria cumplir con mis obligaciones en el cargo actual, reitero esa promesa ante ustedes.

Quiero agradecer a mi familia, a mi madre, a mi esposa y mis hijos por las muchas horas de vida familiar que les he quitado; a mis amigos, mis colegas y profesores que siempre me apoyaron con su confianza; a todos aquellos que me han alentado a persistir en la adversidad. Quiero también agradecer a una gran aliada nuestra: la industria farmacéutica, que de manera permanente ayuda a la SPH a conseguir sus objetivos. Gracias a todos los expresidentes con sus respectivas Juntas Directivas por hacer una Sociedad, vigorosa, pujante, saneada, en crecimiento y con local propio.